EQUIPOS QUE COLABORAN MEJOR

En la literatura contemporánea se han dedicado muchas páginas para explicar qué es un equipo altamente efectivo y cuáles son los beneficios que conlleva hacer que los equipos sean más productivos. Sin embargo a nivel de calle, pocas veces se aborda el cómo hacer que un grupo de personas que trabajan en el mismo espacio físico, logren amalgamarse como equipo y de ahí den el paso a la alta productividad.

Preguntas sobre: ¿Cómo hago para que trabajen mejor?, ¿cómo puedo evitar que los problemas de las personas no afecten el logro de los objetivos de trabajo?, son algunas de las que cotidianamente hacen los clientes y en esa búsqueda por alcanzar la excelencia, invierten en capacitación con la expectativa de que por fin se logre que las personas colaboren de manera efectiva.

¿Tus colaboradores están maduros para convertirse en equipo?

Cuando queremos que las personas que trabajan en un mismo espacio o proyecto se conviertan en un equipo altamente efectivo, conviene dedicar un momento para valorar el grado de madurez del grupo. Esto se hace considerando dos factores: la integración operativa y la integración emocional.

La integración operativa se refiere al nivel con que las personas se organizan para realizar un determinado trabajo, y logran alcanzar o inclusive exceder los objetivos establecidos.

La integración afectiva tiene que ver con el manejo que hacen las personas sobre sus relaciones interpersonales, para que las diferencias de opinión o conflictos que surjan no empantanen la consecución de objetivos.

Es importante también observar si están presentes conflictos de poder o de autoridad, además de qué tan inestables son las relaciones interpersonales, ya que estos elementos también pueden obstaculizar que se logre la meta de convertir a grupo en un equipo altamente efectivo.

Equipo de trabajo y equipo de alto rendimiento

Para un trabajo más efectivo en desarrollo de talento, los tomadores de decisiones al interior de la organización deben tener siempre presente la diferencia entre equipo de trabajo y equipo de alto rendimiento, no de manera conceptual, sino a nivel práctico. El cambio de equipo de trabajo a equipo de alto rendimiento ocurre cuando:

  • El liderazgo deja de ser una tarea individual para convertirse en una actividad compartida.
  • El grupo establece una misión propia, compartida por todos los miembros.
  • El logro del objetivo es producto del compromiso colectivo.
  • Solucionar cualquier problema se convierte en una forma de vida.
  • La efectividad es consecuencia del esfuerzo colectivo.

En Joch Jaban nos interesa contribuir para que las organizaciones sean más productivas y efectivas. Es por ello que acompañamos a los tomadores de decisiones en el diseño e implementación de soluciones  para desarrollar el talento de las personas.

Una respuesta a «EQUIPOS QUE COLABORAN MEJOR»

  1. Excelente trabajo, la falta de liderazgo en los equipos de trabajo, apatía, falta de comunicación, clima organizacional, influyen en la falta de productividad y competitividad en empresas e instituciones públicas y privadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *