EMPRENDER EN LA “NUEVA NORMALIDAD”

Cuando piensas en emprender, ¿te enfocas en las oportunidades o en las dificultades? Hoy quiero compartir contigo algunas herramientas para que alcances tus metas en esta “nueva normalidad”.

Si te dijeran que este momento de crisis sanitaria y económica, es ocasión para iniciar un negocio o fortalecer el que ya tienes, ¿qué pensarías? Es claro que todos preferimos las condiciones óptimas para iniciar algo porque eso nos da seguridad. Sin embargo la historia humana muestra que es en medio de las crisis cuando surgen algunas buenas ideas, y no precisamente porque las crisis “convengan” sino porque las crisis “obligan” a buscar soluciones.

De manera simple, ante los riesgos nuestra neurofisiología activa procesos de huida, enfrentamiento o parálisis, y cualquiera de estas tres opciones rara vez incluyen el uso de la creatividad. Ante las crisis, muchas personas se sienten rebasadas y les cuesta más trabajo sobreponerse. Aquí te doy unas sugerencias para que destrabes tu creatividad y le des un impulso a tus ideas para emprender.

Entrenamiento en calidad en el servicio, Tulum, 2018

EMPRENDER EN LA “NUEVA NORMALIDAD”

Cuando piensas en emprender, ¿te enfocas en las oportunidades o en las dificultades? Hoy quiero compartir contigo algunas herramientas para que alcances tus metas en esta “nueva normalidad”.

Si te dijeran que este momento de crisis sanitaria y económica, es ocasión para iniciar un negocio o fortalecer el que ya tienes, ¿qué pensarías? Es claro que todos preferimos las condiciones óptimas para iniciar algo porque eso nos da seguridad. Sin embargo la historia humana muestra que es en medio de las crisis cuando surgen algunas buenas ideas, y no precisamente porque las crisis “convengan” sino porque las crisis “obligan” a buscar soluciones.

De manera simple, ante los riesgos nuestra neurofisiología activa procesos de huida, enfrentamiento o parálisis, y cualquiera de estas tres opciones rara vez incluyen el uso de la creatividad. Ante las crisis, muchas personas se sienten rebasadas y les cuesta más trabajo sobreponerse. Aquí te doy unas sugerencias para que destrabes tu creatividad y le des un impulso a tus ideas para emprender.

Prepárate

Haz un ejercicio simple: Divide una hoja de papel en cuatro columnas. Escribe en la primera columna: “Yo quiero”. Anota tus metas; tus planes personales, laborales, económicos, familiares; tus sueños y todas aquellas cosas que quieres lograr. La segunda columna se llamará “No quiero”, úsala para anotar todo aquello que no quieres que suceda: Fracasos, incertidumbre, temores, etcétera. En la tercera columna anotarás lo que puedes hacer, así que esta columna se llamará “Puedo”. Ahí anotarás todo aquello que con esfuerzo logras conseguir. Por último, nos queda la columna para los “No puedo”, en ella van las ideas y creencias que te limitan, puedes escribir todo lo que de acuerdo con tu experiencia sabes que no puedes hacer.

Terminado este ejercicio, obtendrás un mapa que te mostrará la realidad desde donde partes para enfrentar al mundo. Es conveniente que dediques unos minutos para reflexionar sobre lo que escribiste, tal vez sea recomendable que compartas tu texto con alguien que pueda ayudarte a encontrar las oportunidades que buscas y que al mismo tiempo, identifiques los riesgos que podrías enfrentar.

Enfócate

¿Cuál es la perspectiva con que enfrentas la vida? ¿Te enfocas en lo que quieres que pase o en lo que no quieres que pase? Recuerda que tu mentalidad define cómo ves la realidad y cómo vas a actuar.

Hablando de emprendimiento, ¿cuál es el “mejor” negocio? Casi todas las oportunidades de negocio son buenas: Desde hacer pagos de servicios a nombre de quienes no pueden hacerlos, cuidar de niños o adultos mayores, vender por catálogo… Hasta producir gel desinfectante o confeccionar cubrebocas, casi todos los negocios son buenos. Sólo ten cuidado de no hacer el negocio que nunca nadie ha hecho, porque si nadie lo ha hecho es porque quizá no sea negocio.

Sea la idea que sea, enfócate. Es importante que estudies todo lo que hay alrededor de tu idea. Si se trata de cocinar, hay que estudiar la receta y hacer pruebas. Mientras mayor conocimiento tengas sobre el producto o servicio que ofrecerás, transmitirás mayor confianza a tus posibles clientes. No pretendas dedicarte a algo que no conoces o no te gusta hacer, porque te sentirás inseguro y eso creará dudas en tus clientes y limitará tus ventas.

Vende

Cuántas veces has oído decir: “Mejor contrato a un vendedor…” O la clásica frase: “Yo no estudié para dedicarme a vender”. También he conocido personas que afirman: “No me gusta vender”, “no soy bueno para eso”.

Aquí quiero invitarte a renunciar a estas ideas que sólo limitan tu potencial. Salir a vender es enfrentarse con uno mismo antes que con un posible cliente. Y más en una “nueva normalidad”, cuando las personas tienen temor a contagiarse, temor a perder dinero, temor a que no les compren porque la economía está semiparalizada.

Existen diferentes métodos de venta. Conviene que te familiarices con algunos y ensayes. Mientras más practiques y te tomes unos minutos para estudiar qué te funcionó y qué no te funcionó, conseguirás mejores resultados. Mantener contacto cercano con cada cliente es lo que mantiene vivo a un negocio, y si bien es tentador hacer solamente campañas en redes sociales, eso no es suficiente para conseguir clientes.

Administra

Tareas como pagar impuestos, revisar costos, incorporar nuevos productos e inclusive optimizar procesos, son algunas de las actividades que nunca deberán descuidarse, ya que dan continuidad a un negocio y le permiten crecer.

Es importante hacer una adecuada gestión del tiempo para equilibrar entre las tareas operativas y administrativas de cada negocio. El sueño dorado de muchos trabajadores asalariados es tener su propio negocio y lograr que sus recursos les permitan dedicar tiempo a su familia, viajar o hacer mejorar a su vivienda. Todo eso es posible siempre que seas disciplinado con el manejo del tiempo.

Organízate para que el espacio de trabajo desde casa no trastorne el espacio que convivencia familiar. Definir horarios y rutinas, ubicar un espacio ventilado e iluminado para trabajar, cuidar el orden y seguimiento de cada pendiente. Incorporar tecnología. Todo esto requiere de tu mente despejada, así que puedes iniciar el día con ejercicio, Mindfulness o inclusive hacer oraciones.

Mejora

¿Qué le gusta a tus clientes? ¿Qué esperan de tu producto o servicio? ¿Qué están haciendo tus competidores? ¿Cuáles son las nuevas disposiciones que deberás seguir conforme a la “Nueva normalidad”.

Una porción de tu tiempo productivo debe dedicarse a responder preguntas como estas, y esto conviene que lo hagas de la mano de cada cliente para que fortalezcas el vínculo con cada uno. Los negocios los hacemos las personas, y las personas nos relacionamos a partir de vínculos emocionales. Antes que ser tu cliente, es un ser humano, así que dialoga, charla, sonríe y vende. Prospera en una palabra.

Espero que este artículo haya sido de tu interés. Para hacer una lectura ágil, hay temas que dejé como una invitación para que estudies y busques asesoría que aporte valor a tus ideas. Estaré atento a tus comentarios y preguntas. Me dará gusto leerte y acompañarte en tu emprendimiento.PárrafoEmpieza con el bloque que cimienta toda la narrativa.Tamaño de la fuenteTamaño por defectoPersonalizadoCapitalizar

Alternar para mostrar una letra inicial grande.

  • Párrafo

Buscar un bloque

Prepárate

Haz un ejercicio simple: Divide una hoja de papel en cuatro columnas. Escribe en la primera columna: “Yo quiero”. Anota tus metas; tus planes personales, laborales, económicos, familiares; tus sueños y todas aquellas cosas que quieres lograr. La segunda columna se llamará “No quiero”, úsala para anotar todo aquello que no quieres que suceda: Fracasos, incertidumbre, temores, etcétera. En la tercera columna anotarás lo que puedes hacer, así que esta columna se llamará “Puedo”. Ahí anotarás todo aquello que con esfuerzo logras conseguir. Por último, nos queda la columna para los “No puedo”, en ella van las ideas y creencias que te limitan, puedes escribir todo lo que de acuerdo con tu experiencia sabes que no puedes hacer.

Terminado este ejercicio, obtendrás un mapa que te mostrará la realidad desde donde partes para enfrentar al mundo. Es conveniente que dediques unos minutos para reflexionar sobre lo que escribiste, tal vez sea recomendable que compartas tu texto con alguien que pueda ayudarte a encontrar las oportunidades que buscas y que al mismo tiempo, identifiques los riesgos que podrías enfrentar.

Enfócate

¿Cuál es la perspectiva con que enfrentas la vida? ¿Te enfocas en lo que quieres que pase o en lo que no quieres que pase? Recuerda que tu mentalidad define cómo ves la realidad y cómo vas a actuar.

Hablando de emprendimiento, ¿cuál es el “mejor” negocio? Casi todas las oportunidades de negocio son buenas: Desde hacer pagos de servicios a nombre de quienes no pueden hacerlos, cuidar de niños o adultos mayores, vender por catálogo… Hasta producir gel desinfectante o confeccionar cubrebocas, casi todos los negocios son buenos. Sólo ten cuidado de no hacer el negocio que nunca nadie ha hecho, porque si nadie lo ha hecho es porque quizá no sea negocio.

Sea la idea que sea, enfócate. Es importante que estudies todo lo que hay alrededor de tu idea. Si se trata de cocinar, hay que estudiar la receta y hacer pruebas. Mientras mayor conocimiento tengas sobre el producto o servicio que ofrecerás, transmitirás mayor confianza a tus posibles clientes. No pretendas dedicarte a algo que no conoces o no te gusta hacer, porque te sentirás inseguro y eso creará dudas en tus clientes y limitará tus ventas.

Vende

Cuántas veces has oído decir: “Mejor contrato a un vendedor…” O la clásica frase: “Yo no estudié para dedicarme a vender”. También he conocido personas que afirman: “No me gusta vender”, “no soy bueno para eso”.

Aquí quiero invitarte a renunciar a estas ideas que sólo limitan tu potencial. Salir a vender es enfrentarse con uno mismo antes que con un posible cliente. Y más en una “nueva normalidad”, cuando las personas tienen temor a contagiarse, temor a perder dinero, temor a que no les compren porque la economía está semiparalizada.

Existen diferentes métodos de venta. Conviene que te familiarices con algunos y ensayes. Mientras más practiques y te tomes unos minutos para estudiar qué te funcionó y qué no te funcionó, conseguirás mejores resultados. Mantener contacto cercano con cada cliente es lo que mantiene vivo a un negocio, y si bien es tentador hacer solamente campañas en redes sociales, eso no es suficiente para conseguir clientes.

Administra

Tareas como pagar impuestos, revisar costos, incorporar nuevos productos e inclusive optimizar procesos, son algunas de las actividades que nunca deberán descuidarse, ya que dan continuidad a un negocio y le permiten crecer.

Es importante hacer una adecuada gestión del tiempo para equilibrar entre las tareas operativas y administrativas de cada negocio. El sueño dorado de muchos trabajadores asalariados es tener su propio negocio y lograr que sus recursos les permitan dedicar tiempo a su familia, viajar o hacer mejorar a su vivienda. Todo eso es posible siempre que seas disciplinado con el manejo del tiempo.

Organízate para que el espacio de trabajo desde casa no trastorne el espacio que convivencia familiar. Definir horarios y rutinas, ubicar un espacio ventilado e iluminado para trabajar, cuidar el orden y seguimiento de cada pendiente. Incorporar tecnología. Todo esto requiere de tu mente despejada, así que puedes iniciar el día con ejercicio, Mindfulness o inclusive hacer oraciones.

Mejora

¿Qué le gusta a tus clientes? ¿Qué esperan de tu producto o servicio? ¿Qué están haciendo tus competidores? ¿Cuáles son las nuevas disposiciones que deberás seguir conforme a la “Nueva normalidad”.

Una porción de tu tiempo productivo debe dedicarse a responder preguntas como estas, y esto conviene que lo hagas de la mano de cada cliente para que fortalezcas el vínculo con cada uno. Los negocios los hacemos las personas, y las personas nos relacionamos a partir de vínculos emocionales. Antes que ser tu cliente, es un ser humano, así que dialoga, charla, sonríe y vende. Prospera en una palabra.

Espero que este artículo haya sido de tu interés. Para hacer una lectura ágil, hay temas que dejé como una invitación para que estudies y busques asesoría que aporte valor a tus ideas. Estaré atento a tus comentarios y preguntas. Me dará gusto leerte y acompañarte en tu emprendimiento.

3 respuestas a «EMPRENDER EN LA “NUEVA NORMALIDAD”»

  1. Saludos cordiales.
    Profesor Isaac y equipo.

    Es admirable el trabajo que están desarrollando para apoyarnos a superar esta etapa
    El mapa que menciona es ya una exelente guía.
    Mil gracias por el interés y apoyo.
    Auguro un éxito para ustedes y nosotros que tenemos la fortuna de tenerle maestro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *